CANDICIS

CANDICIS
El:

CANDICIS ¡El bienestar más íntimo!

EQUILIBRIO DE LA MICROBIOTA VAGINAL ES FUNDAMENTAL PARA TU BIENESTAR.

La microbiota vaginal es el conjunto de microorganismos que vive de forma habitual en la mucosa vaginal de mujeres sanas. Los lactobacilos son dominantes en esta microbiota y son fundamentales en el mantenimiento del ecosistema vaginal, creando un pH vaginal ácido.

Cuando la concentración de lactobacilos en la vagina disminuye por debajo de un nivel crítico, microorganismos oportunistas o patógenos pueden aprovechar para colonizar e infectar la vagina o, desde allí, alcanzar la uretra e infectar el aparato urinario.

Los factores que favorecen el desequilibrio de la flora vaginal son: el uso de tampones, los dispositivos intrauterinos (DIU), el uso de espermicidas, la menopausia, los tratamientos con antibióticos, antifúngicos y otros...

El desequilibrio de la microbiota vaginal se traduce en problemas vaginales (vulvovaginitis por el hongo Candida albicans, principalmente) y en infecciones del tracto urinario (sobre todo cistitis, la más frecuente producida por la bacteria Escherichia coli).

PARA EL BIENESTAR UROLÓGICO E ÍNTIMO

El arándano rojo americano, Vaccinium macrocarpon y su principio activo, las proantocianidinas (PACs), han demostrado en muchos estudios su capacidad para inhibir la adherencia de las bacterias patógenas (concretamente de de Escherichia coli) a la superficie interna de la vejiga. Sin adherencia al epitelio vesical no hay infección ni proliferación , por lo que los patógenos serán arrastrados al exterior con cada una de las micciones.

La combinación de Lactobacillus rhamnosus y Lactobacilus reuteri aumenta los lactobacilus presentes en vagina, acidifica el pH vaginal y reduce la colonización por bacterias y hongos oportunistas y patógenos.

La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) avala la utilidad de los fermentos para mejorar las tasas de curación y disminuir el número de recurrencias de las infecciones vaginales por Candida; y la EAU (Asociación Europea de Urología), en su Guía Clínica sobre las infecciones Urológicas, habla del uso de fermentos como profilaxis de las infecciones urinarias recurrentes.

La flor de hibisco ,Hibiscus sabdariffa L, se ha usado tradicionalmente en las infecciones de orina recurrentes. Los estudios actuales muestran sus 3 actividades principales: actividad antibacteriana, antifúngica y antioxidante.

Los fructooligosacáridos (FOS) con efectos positivos sobre la microbiota vaginal y la vitamina A contribuye al mantenimiento de las mucosas en condiciones normales y la función normal del sistema inmune.

Comentarios

Comentar